Nochevieja_campanadas_propósito

|
Cerró la puerta, encendió la minicadena, y se quitó el albornoz dejándolo caer sobre la cama. Puso la pista 9 y moviendo su cuerpo ligeramente de derecha a izquierda, empezó a buscar por entre su ropa íntima. Se vistió frente al espejo, se puso las medias, sacó con cuidado el vestido de la percha y se terminó de arreglar en el baño. Se hizo un recogido en el pelo para destacar el vestido. Era muy sencillo pero el corte y su sugerente escote la hacían muy atractiva. Salió del baño dejando un imborrable rastro de amapolas.

Se puso los tacones y caminó por el pasillo hasta la cocina.
—Estás guapísima, cariño. ¡Madre mía!
—Gracias.

Mario no reaccionaba, permanecía embobado mirándola, como encantado por su presencia.
—Voy a ir a por más cava. Con el que han traído ellos no tenemos bastante.
—Mmm, vale pero Celia ha traído dos botellas…
—Me apetece seco; ahora vuelvo.
—Pero no tardes, son ya las doce menos veinte. En nada empiezan las campanadas.

Mario se acercó a ella y agarrándola por la cintura la besó deseándola más que nunca. Lola se despidió con un “hasta ahora” de sus amigos, volvió a besar a Mario, cogió el bolso y cerró la puerta. Casi sin hacer ruido bajó los más de cien escalones que la separaban del 2007 «¡joder, me merezo ser feliz yo también;no puedo seguri así!», se decía para sus adentros.

—¿Javi, dónde estás?
—Sigo en el Luxus con Carlos y los otros.
—Bien.
—¿Estás segura?
—Sí.

Lola se subió al primer taxi que vio.
—¿Dónde la llevo?
—Al Luxus, por favor.

1 comentarios:

Barrish dijo...

Uhm, este texto me suena :)

¿Així que has abandonat Cuentos Chinos? NO sé, a mi me pareix que tindries que mantindre'l. éste i aquell son dos conceptes diferents de blog. Este pareix més un joc (tens unes paraules al cap i escrius una historia a partir d'elles), i l'altre me pareix que te donava més lliberta per a expressar-te, lo qual a vegades fa un poc de temor.

Pensate-ho Monineta.

Muaksss!!!